Cuando una marca descubre que el éxito de su historia se construye situando los intereses, anhelos y sueños del consumidor como pieza central de comunicación, los esfuerzos publicitarios logran mayor impacto, generando ahorros y mayor aceptación. La clave, es invertir tiempo en el desarrollo de mensajes...